Ver desde otra perspectiva y resolver

slideCASA-CHAUCHA-1-slide-home-destacada

En pleno auge de su segundo libro, “Conquistá tu casa”, María Tórtora explica su experiencia en Casa Chaucha y su investigación sobre cómo aplicar la creatividad para ser resolutivo tanto en la casa como en la vida. Un libro que va a cambiar para siempre tu manera de decorar, habitar y disfrutar tu casa.

María Tórtora (36) es la creadora de Casa Chaucha: un Blog que muestra casas de gente y sus historias de vida. Estudió diseño de interiores pero, más tarde, entendió que se había equivocado y que lo suyo era la relación de uno mismo con su casa y su espacio. Así fue que se propuso descubrir lo que ella llama “casas no-perfectas ni de revista”, sino casas con contenido, genuinas y vividas.

– ¿Quién es María Tórtora?

– No tengo idea. Uno es evolución pura y que definirse es bastante raro. Creo que todos los años soy otra persona. Trato de ser autodidacta para todo lo que pueda aprender. Saco fotos sin ser fotógrafa, escribo sin ser escritora, programo sin ser programadora. Entonces, no soy lo que hago sino que lo hago se parece bastante a mí.

– ¿Qué es Casa Chaucha?

– Es la web en la que muestro de qué se trata para mí la belleza de la vida en la casa. Muestro paseos por casas retratadas tal cual fueron encontradas con una breve historia, fuera de los lugares comunes de la decoración, en donde trato de hacer una especie de radiografía de la vida ahí que va mucho más allá de lo visual y lo decorativo. Hasta ahora publiqué las 171 casas que visité.

– ¿Cómo empezó Casa Chaucha y cuál fue el objetivo que te propusiste?

– Empezó como un “blogcito”, algo que yo no pensaba hacer por más de un par de meses. Yo estudié diseño de interiores medio por error. No era a lo que yo me quería dedicar. Un día me di cuenta de que no iba para más. Tuve una crisis vocacional y entendí que lo mío era la curiosidad y el interés que me despertaban los mundos interiores, es decir, lo que hacía cada uno con su espacio. Un diseñador de interiores va a aportar su “know-how” y a mí lo que me gustaba era observar lo que ya sucedía por sí solo. Supe que tenía que hacer algo con eso y en el año 2009 armé un Blog donde empecé sacando fotos a casas que me gustaban, intentando no alterar la escena. El objetivo fue más que nada personal, quería darle curso a aquello que me había llevado a estudiar una carrera así.

– ¿Tenías alguna expectativa al respecto más allá de tu objetivo personal?

– No. De hecho hay un montón de cosas que si me preguntás, por ejemplo, qué quiere decir Casa Chaucha, no tengo la menor idea porque no quiere decir nada. Mi expectativa era vivir mi propia experiencia. Tuve que organizarlo de manera tal que significara algo online, con cierta estructura y terminado porque, por ejemplo, la segunda casa que fotografié era de gente que no conocía. Para que me dejaran entrar, tenía que mostrar lo que hacía. Así fue que empecé a subirlo aunque yo no sintiera que estuviera listo. Fue todo un test y se hizo muy conocido incluso antes de lo que yo hubiera querido.

– Entonces, ¿cómo viviste el resultado con el que te encontraste?

– Con mucho estrés y mucha presión porque a los tres meses de empezar ya tenía comentarios en la página pidiéndome que subiera más casas. Es una demostración de interés y cariño, pero cuando uno no está muy canchero con eso, con entender que es simplemente una muestra de adhesión, se lo toma muy a pecho. ¡De golpe tenía un trabajo más!

– Hablando de trabajo y estrés, ¿contás con un equipo hoy en día o hacés todo vos?

El proyecto tiene ya muchos años, más de siete, y ha habido todo tipo de etapas. En este momento somos dos personas fijas. El 80% es administrativo, de producción y de un montón de cosas que van más allá de ver una casa, sacar fotos y escribir. Todo eso lo hago yo. Además, cuento con la ayuda de una fotógrafa que mejoró la calidad de las fotos y su edición, que es algo que me interesaba, pero que además me permite tener más tiempo para charlar con la gente que vive en ellas que es lo que creo que nutre más no solo a la página sino otros desprendimientos.

– ¿Qué importancia crees que tienen las Redes Sociales en la rápida y masiva difusión que tuvo tu emprendimiento?

– Hoy por hoy es excluyente y lo fue en su momento. Yo nunca difundí nada. Lo que podemos llamar el éxito del proyecto o su difusión fue gracias a Facebook pero porque el proyecto gustó entonces, si yo publico la casa de alguien y a esa persona le gusta el resultado, lo sube a sus redes y así se fue difundiendo. Quienes se sienten atraídos por esa casa, quizás entran a ver otras por curiosidad o lo que sea. Yo le doy poca bola a las Redes Sociales y sé que es algo a corregir. Recién este año abrí una cuenta de Instagram pero porque creo que abrir más puertas significa más espacios que tenés que alimentar, sin replicar contenido, entonces prefiero tener poco y hacerlo bien.

– Sobre tu primer libro, ¿cómo se te presento la idea y cómo la concretaste?

– Sí, saqué un libro a fines del 2013 si no me equivoco. Para mí era una consecuencia natural del proyecto. Casa Chaucha ya tenía vida propia y el proyecto merecía legitimarse en otra plataforma que no fuera la virtual. Hacer un libro con tantas fotos es algo muy caro y en momentos difíciles, jugarse a hacer algo que no se sabía bien si iba a vender no era el plan de ninguna editorial y lo entiendo. Me había enterado hacía poquito de la existencia de plataforma de lanzamientos colectivos y me pareció que era lo más independiente y parecido a todo el camino que había hecho Casa Chaucha todo ese tiempo. En dos meses conseguí más del 170% de lo que se necesitaba y fue uno de los proyectos más recaudadores de Ideame, la plataforma que elegí. No solo logré editar el libro sino que, además, pude hacerlo de una manera mejor, con una encuadernación más linda, más ejemplares y todo salió muy bien. Se vendieron a modo de preventa 900 libros de los 3000 que imprimí y eso fue lo que me hizo sentir bien y confirmar la fidelidad que sospechaba que había.

– Actualmente, además, estás dando charlas y talleres ¿en qué consisten?

– Conocer a tanta gente y a sus casas es como viajar por el mundo y conocer diferentes culturas. Vi resueltas ciertas cosas de muchas maneras y, a su vez, personas que decían que no podrían, justificando su inacción para que ciertas cosas mejoren. Yo, automáticamente veo que sí pueden pero que no están viendo que pueden. Algunos pueden ser más creativas y más inclinadas para la estética en general, pero no es excluyente. A partir de eso me interesé en el tema y lo empecé a hacer en formato charlas. Este año preferí talleres porque creo que esas trabas se pueden revertir. La idea es que puedan ver lo mismo desde otra perspectiva y resolver, primero en sus casas pero después se contagia a todas las áreas.

– ¿Dónde o cómo te ves en un futuro ya sea a corto, medio o largo plazo?

Ahora estoy con mi segundo libro, sobre cómo mejorar no solo tu espacio sino vos mismo, descubrir qué te gusta, dejar de mirar afuera y centrarse en la casa que es el universo personal. Esto me fascina y todo lo que se me vaya ocurriendo hacer al respecto, lo voy a hacer. Estoy trabajando con la página para despegar y que pueda seguir sin mí para yo poder seguir creciendo y conectándome con la raíz madre del camino que estoy haciendo.

Contactos:

casachaucha.com.ar

-hola@casachaucha.com.ar

Anuncios